Quieres dar el paso a un queso vegetal o simplemente quieres probar la experiencia.

Hoy en día hay muchos tipos de quesos en el mercado, que pueden estar elaborados a base de aceite o de frutos secos.

Hay muchos que dicen que lo más difícil cuando quieres empezar una dieta vegana es decirle adiós al queso. Este producto lácteo, que tiene cientos de variantes, es uno de los alimentos que levanta pasiones. Pero como decían nuestras abuelas, “todo está inventado” y hoy en día podemos encontrar opciones de origen vegetal que emulan el sabor y la textura de un queso tradicional.

 

El queso vegano sería la alternativa al queso que llamamos “tradicional”, que no usa derivados animales para su elaboración. Se elaboran a partir de ingredientes de origen vegetal, frutos secos y grasas vegetales donde la de coco suele ser la más común.

 

Otros también pueden contener otras grasas vegetales como aceite de oliva o de girasol. “En algunos también se observa la presencia de almidones, agua, sal, algunos condimentos para darle sabor y color e incluso algunos están fortificados en vitamina B12 y calcio”

Tipos de queso vegano

A la hora de decantarnos por un queso vegano, en el mercado encontramos dos opciones:

  1. Los Industriales: serían los de peor calidad nutricional, son poco saludables porque usan grasas de muy baja calidad y almidón. Estos ingredientes hacen que este tipo de queso sea más fundible.
  1. Asimismo, existen productos más sanos, hechos con ingredientes de calidad, e incluso algunos de ellos contienen microorganismos para su fermentación. Por lo general, la recomendación es que contengan materias primas saludables como frutos secos o aceites vegetales de calidad

Pero: ¿Podemos llamarlo "queso vegano"?

El término ‘queso vegano’ es lo que utilizamos de manera popular para hacer referencia a un queso 100 % vegetal, es decir, que no esté hecho a partir de ingredientes animales como la leche de vaca o de cabra. Pero, si concretamos, en términos comerciales, desde 2017 el Tribunal de Justicia Europeo prohibió el uso de términos como este para la comercialización de alternativas vegetales. Es por esto que en el packaging de este tipo de productos no se incluye la palabra ‘queso’, si no otros reclamos como ‘rallado’ o ‘lonchas’.

«Además, actualmente se debate en la Comisión Europea una prohibición incluso más severa, la enmienda 171, que prohibiría a las alternativas vegetales a los lácteos todo uso de lenguaje, empaquetado o imágenes que ‘evoquen’ a los productos lácteos animales.

Podemos incluir este producto en nuestra dieta o no, recomendamos si son quesos a base de anacardos o almendras, podemos consumirlos con más frecuencia. Si son a base de coco, mejor de forma puntual y para darnos un gusto. Siempre y cuando su consumo no desplace el de otros alimentos que son más importantes como legumbre, frutas, verduras, frutos secos y semillas.

Si hablamos del queso vegano en relación al queso tradicional de origen lácteo, hablamos de dos productos distintos, que no podemos comparar a nivel nutricional.

    • Los quesos veganos y los quesos tradicionales tienen elevado contenido en grasas. Sin embargo, los de origen vegetal tienen un contenido inferior de ácidos grasos saturados frente a los insaturados.
    • Los quesos veganos tienen menos contenido en calcio
  • Los quesos de origen vegetal no contienen vitamina D o vitamina B12
  • Los quesos veganos tienen mayor contenido en fibra

Por último. Recuerda que, si aprendemos bien a “leer las etiquetas” y elegimos un queso saludable, no tendremos problemas a la hora de consumir cualquier producto que hayamos comprado.

Suscríbete a nuestra Newsletter

RECIBIRÁS DESCUENTOS Y PROMOCIONES ESPECIALES SÓLO PARA TI.

Deja un comentario

Tu correo no se publicarà.

Tu comentario*

Nombre*

Correo*

Web*